La música española se aferra al 'streaming' para sobrevivir

viernes, 28 de enero de 2011


Una semana después de que la agrupación de discográficas internacional (IFPI) publicara su informe anual y señalara a España como el país que porcentualmente más contenidos no autorizados de música en Internet consume, lo ha hecho Promusicae, la entidad que engloba a la mayoría de compañías productoras en España. Y lo más importante, la dramática caída del 21% augurada, se confirma. Pero algunos datos pormenorizados del documento español revelan algunas tendencias interesantes en la compra de música. El único apartado positivo del informe es el relativo al streaming autorizado (sistema de escucha de las canciones sin descargárselas en el ordenador), que ha subido un 1711% respecto al año pasado. En cifras económicas eso se traduce en pasar de una facturación de unos 500.000 euros a 9,4 millones. De hecho, es esta subida la que salva el mercado digital en España que, en cifras globales, crece un 19% respecto a 2009. Porque ni siquiera las descargas autorizadas (tipo compra en iTunes) se salvan de la caída (-24%). Claramente, el streaming es ya el presente de la industria discográfica.
Los españoles se gastaron en música autorizada casi 166,5 millones de euros, frente a los 211 millones del ejercicio anterior. Por término medio, cada español de más de 14 años adquirió menos de la mitad de un disco este año recién concluido. Esta ratio varía en los países avanzados entre los tres y los cuatro ejemplares por habitante y año.
Para el presidente de Promusicae, Antonio Guisasola, las malas noticias están marcadas por la llamada piratería y la ausencia hasta la fecha de una ley que protegiera a los artistas y las discográficas. "Las cifras de la música, tan crudas y desoladoras, demuestran que la única ley que ha imperado en España a lo largo de los diez últimos años ha sido la del Salvaje Oeste. Aquí ha valido todo, nos han saqueado sin escrúpulos y los gobernantes han tardado en darse cuenta de las consecuencias de semejante escabechina: un empobrecimiento cultural evidente, el desvanecimiento de nuestras señas de identidad cultural y, sobre todo, miles de familias, con nombres y apellidos, privadas de su fuente de ingresos".

Menos vinilos

Otra noticia es el fin de la tendencia alcista de la compra de vinilos, que ahora cae un 8,5% en el despacho de discos sueltos, pero sube, eso sí, un 18% en la venta de recopilaciones. Y más allá del voluntarismo de alguna gasolinera, se puede decir que el formato casette confirma su defunción.
En la categoría de álbum más vendido, 2010 fue para Sergio Dalma y su disco 'Vía Dalma', seguido por Joan Manuel Serrat y Alejandro Sanz. En el apartado de canción más vendida la cosa va de onomatopeyas: el número 1 fue el Waka Waka de Shakira y el dos, el Run Run de Estopa

Con la tecnología de Blogger.