«Call of Duty: Black Ops», de nuevo en pie de guerra

martes, 25 de enero de 2011


Durante estos últimos días, el twitter más humeante no ha sido el de Justin Bieber ni el de Álex de la Iglesia, ni siquiera el de Pérez-Reverte, sino el bautizado como @JD_2020, correspondiente a Josh Olin, cabeza visible de Treyarch, responsables directos de uno de los all-stars en materia de videojuegos: «Call of Duty: Black Ops». ¿Y qué tiene este sonriente caballero de Santa Mónica para que decenas de miles de internautas acudan como posesos a su cuenta (verificada)? Pues la llave maestra que puede conducirle a que, como Pepe Isbert en «Bienvenido mister Marshall», se encarame al balcón de su particular ayuntamiento para darles la explicación que les debe de una vez por todas: ¿Se cortará finalmente el grifo online del juego? Parece ser que no. Recapitulemos antes que nada.
Todo empezó el 16 de enero, cuando el periodista y bloguero canadiense Jason Koblovsky se hacía eco de los múltiples problemas y quejas de los usuarios de PlayStation 3 a la hora de jugar en red a «Black Ops». Problemas derivados del pirateo indiscriminado que la consola de Sony viene sufriendo desde hace unos meses, culminando con la publicación, hace unas semanas, de las claves para ejecutar juegos ilegales en la PS3 sin chip ni ningún otro sistema. Esta «brecha de seguridad» fue aprovechada para que los bucaneros hackers entraran como Pedro por su casa y por la patilla, conviviendo, o mejor dicho parasitando, junto a los usuarios que pagan religiosamente 60 euros por disfrutar del servicio online de su título preferido. Ante tal situación caótica, con los cortes de conexión, interferencias y «cuelgues» que conllevaba, Dov Carson, jefe de soporte del juego, lanzó desde gamepolitics.com una amenaza estilo «muerto el perro se acabó la rabia», señalando que «los editores tienen el derecho de cerrar los servidores del juego en cualquier momento». El tumulto y la indignación fue de los que hacen época, aunque muchos pensaron que se trataba de un farol o de una estrategia publicitaria más de la casa, lance en el que son auténticos maestros. Tampoco faltaron dardos contra Sony y su endeble PlayStation Network, o incluso se aventuró que la campaña de desprestigio podría venir de su competidor Xbox 360. Especular es gratis, sobre todo en la red.
ABC se ha puesto en contacto con Activision España, que responde a tantos rumores y correveidiles remitiéndonos a las palabras del tuitero Olin, que el día 19 se lamentó de que se haya sacado de contexto esta problemática, comprometiéndose a apoyar a la comunidad PS3 y anunciando «grandes cambios» al respecto. Cambios, no cierres ni desenchufes que serían una auténtica catástrofe para la comunidad online del «Call of Duty: Black Ops» que, en los dos primeros meses de vida, registró la cifra récord de más de 600 millones de horas de juego. ¿Acabarán pagando justos por pecadores por un «game over» sacado del tiesto? La batalla continuará, seguro.

Con la tecnología de Blogger.