La lucha de Sony contra el desbloqueo de su consola sube grados

lunes, 21 de febrero de 2011

La guerra de Sony contra quienes modifican su consola PlayStation 3 se agudiza y también las réplicas de los hackers. La compañía ha anunciado que bloqueará el acceso en línea de los aparatos donde detecte el empleo de programas de desbloqueo (jailbreak) o el uso de programas pirateados. La compañía bloqueará el acceso a PlayStation Network y a su plataforma Qriocity permanentemente.

Esta medida se suma a las distintas demandas planteadas ante los tribunales por Sony, desde España a Estados Unidos, contra el desbloqueo de su consola. El último éxito fue conseguir el cierre del sitio GeoHot que publicó un sistema de desbloqueo. El joven de 21 años que está detrás del sitio cerrado debía, además, entregar todo el material informático relacionado con la citada herramienta.

En su demanda, Sony se había acogido a la Digital Millennium Copyright Act (DMCA) que prohíbe el desbloqueo de las herramientas de protección de un sistema. Con todo, este principio fue matizado el año pasado por el Congreso norteamericano admitiendo el desbloqueo en el caso que se utilizara para emplear sobre el aparato otros programas no previstos por el fabricante, siempre que no se tratara de copias pirateadas, o para facilitar la interoperabilidad. El problema para Sony es que el programa de desbloqueo ha circulado ampliamente por Internet y ya está en muchas manos.

Pues bien, ahora, GeoHot ha lanzado una campaña de recogida de dinero para pagar a los abogados y enfrentarse judicialmente a Sony. "Sony tiene cinco abogados y yo, dos. Quisiera combatir a Sony con armas legales y disponer de abogados de alto nivel", explica en el sitio. Para justificar su campaña, el autor explica que está en contra del pirateo de obras protegidas pero también combate que el legítimo titular de una máquina tenga prohibidos determinados usos, perfectamente lícitos, por el fabricantes de la misma. GeoHot alude a una actualización del software para PlayStation lanzado por Sony que impide desde entonces la instalación en la consola de programas legales como Linux.

En este contexto, la publicación de un mensaje, de veracidad no contrastada, aumenta la preocupación sobre el entorno de PlayStation. Unos autodenominados hackers, "agentes anónimos de la protección de datos", afirman que han descifrado y analizado el tráfico de subida y bajada de datos de PlayStation Network. Según ellos, estarían en condiciones no sólo de conseguir los datos de los propietarios de una consola desbloqueada si no de confundir a la compañía en su detección de máquinas modificadas y provocar que bloquearan, dentro de la citada campaña, consolas perfectamente legales pensando que se trata de máquinas desbloqueadas por métodos no autorizados por Sony.

Con la tecnología de Blogger.